CABA, 6 problemas económicos

.

.

.

LOS 6 PROBLEMAS ECONÓMICOS DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

  |  Por Fabio Quetglas*

 

 

En las recientes PASO que abrieron el proceso de electoral en la Ciudad, los candidatos no han hecho foco en la agenda económica de la misma; a lo sumo han cuestionado el uso de los recursos a ciertos fines,

Fabio Quetglas, Experto en desarrollo territorial.

Fabio Quetglas, Experto en desarrollo territorial.

como el publicitario.

Si bien la Ciudad no puede desligarse de la dinámica general condicionada por la macroeconomía, no es menos cierto que hay ciertas cuestiones específicas sobre las que hubiera resultado útil que los candidatos se manifestaran.

Al menos 6 cuestiones deberían ser puestas en consideración:

1.- La ciudad ha encarado en los últimos años un conjunto de iniciativas orientadas a perfeccionar la especialización económico-territorial (los “distritos”) sobre las que aún no tenemos resultados debidamente evaluados. Se han invertido cuantiosos recursos fiscales con la finalidad de mejorar la competitividad de ciertas cadenas de valor y los informes sobre su evolución todavía no nos dan una referencia clara de impacto y aprendizaje.

2.- La ciudad carece de un observatorio del empleo de calidad y por tanto su oferta de formación profesional peca de repetitiva y muy probablemente desenfocada de las necesidades del mercado.

3.- La infraestructura urbana no solo muestra signos claros de agotamiento en la vida diaria, sino que parece poco apropiada a una ciudad que pretende ser un centro global de actividad económica. Por un lado el desincentivo de las tarifas atrasadas y las regulaciones fuera de lugar, pero no es menos cierto que la ciudad necesita un “pacto de inversión pública” que posibilite incrementar la misma de manera sostenible.

4.- Los modos de resolución de la conflictividad sociourbana (o su ausencia) es un sobrecosto de todas las actividades económicas sobre la que no hay casi ninguna oferta política. En otras ciudades de América Latina las instancias de mediación en conflictos colectivos se ha ido desplegando, como práctica alternativa antiautoritaria. Buenos Aires debe pensar algo al respecto.

5.- La ciudad se beneficia de su poder de atracción inmobiliaria, que se ha visto artificialmente estimulado por la política de tasas de interés bajas y pesificación económica forzada; sin embargo la inexistencia de una política antiespecultaiva genera impactos también negativos, dificultando el acceso a la vivienda y quebrando la ciudad socialmente.

6.- La ciudad es muy poco equitativa fiscalmente; la tributación de un metro cuadrado de un barrio de alta calidad de vida, es aún muy bajo comparado con los estándares internacionales y en cambio el fisco sigue gravando a pequeños emprendedores con impuestos muy mejorables (como ingresos brutos) o que al menos podrían tener alícuotas mucho menores, bajando las barreras de acceso a la formalización.

Queda aún la instancia de la elección general, y la competencia está dada entre candidatos muy buenos que podrán discutir estos temas, por el bien de la democracia, de la ciudadanía y de la ciudad.

 

 

*Fabio Quetglas: Experto en Desarrollo Territorial. Master en Gestión de Ciudades.
Fuente: Escenarios Alternativos.